Crónicas del sur

Andalucía nos quiere

Hola amigos. En este post vamos a recopilar todo lo vivido en una última aventura de mezclar trabajo con placer. Una vez decididos y montados en el “coffeemovil” con los niños y mi mujer, arrancamos motores y pusimos dirección al sur, a pescar la luz y los sabores y los amigos de nuestra querida tierra de Andalucía (de la que ya sabréis que procede casi toda mi familia).

Primera parada: Café Lab, Murcia

Toda travesía tiene sus paradas para estirar las piernas y recargar. Y esta vez aprovechamos para hacer una visita a nuestros amigos de Café Lab, definitivamente uno de los mejores sitios donde tomar café en España. Granos recién molidos de excelente calidad y una demostración magistral por una de las baristas con su V60 y sus exactísimos 21 gramos por 60 mililitros de magia. Además nos enseñó un truco con un plato caliente debajo del vaso para que el choque térmico no produzca un cambio de sabor. ¡Brillante!

Segunda parada: Cream, Almería

Formación de café con mis dos grandes amigos de Cream, y su grupo de jóvenes imbatibles que decicieron lanzarse con la máxima de las ilusiones al negocio del café, poniendo su propia cafetería en Almería. Impresionante cómo  trabajan estos cracks, desde luego tenía todo el tiempo la sensación de estar aprendiendo más yo de ellos. Allí me presentaron a Victoira Arduino, que no se trataba de una barista italiana de metro ochenta, sino de una máquina de café de última generación. Al final de ese día tan productivo, pudimos disfrutar de una cena espectacular y una de las puestas de sol que tienen allí la fama de ser de las más bonitas del mundo. Doy fe.

Tercera parada: pueblitos blancos

Camino a Cadiz, pasando por Málaga, nos detuvimos en varios pueblitos blancos, a cual de todos más encantador. Nos atrapó Zahara de la Sierra, donde disfrutamos del paisaje, montamos a caballo y tomamos el sol. Por supuesto visitamos su aceitera, donde tuvimos ocasión de participar de una cata de uno de los aceites más exquisitos de la región: La lobilla, ya os imaginaréis, 100% virgen, prensado en frío, recién elaborado y sin filtrar. Fantástico sitio para recomendar en Osuna, Sevilla.

Allí también descubrimos otra de las cafeterías selectas de la zona: Mr. Chava, definitivamente otro de los lugares donde se toma un perfectísimo café. Muy curioso que la cafetería estaba a pasos del hospital del pueblo, la sensación era que para sanar el cuerpo estaba el centro de salud, pero para sanar el alma: el café de Mr. Chava.

Cuarta parada: de desconexión espiritual

Luego de tantas idas y venidas, paramos para cambiar totalmente de registro, un tranquilísmo hotel monasterio en plena montaña en Totana, Murcia. Momento Zen de tranquilidad, silencio y familia en uno de los paisajes más sobrecogedores que he visto. La capilla, el hotel y el mirador, realmente para destacar.

Stop: casa

Finalmente, después de diez días súper intensos, aterrizamos en casa, cargados de ilusión y de un móntón de botellas de aciete, granos de café, dulces, y las cuatro botellas que me quedaron de café Fred, que nos estuvo acompañando durante todo el viaje (incluso en Valencia tuvo un encuentro con la Horchata que dio que hablar).

Y eso fue todo amigos, escaparos al sur cuando podáis, os dejo enlaces de todos estos sitios maravillosos para cuando os apetezca un buen café, y un poquito de viajar.

Hasta otro post.

Xavi Iglesias

un enamorado del café y del servicio en sala 

 

 

Sin comentarios

Dejar un comentario